Atropello con lesiones graves: cómo defender tus intereses y reclamar tu indemnización por los daños sufridos

atropello con lesiones graves
30 de septiembre de 2022

Cuando tienes que reclamar un atropello con lesiones graves lo primero que debes tener en cuenta es tu desprotección como víctima.

Cada vez aumentan más los atropellos, y, sin embargo, la sensación de soledad y abandono que tienen los perjudicados es cada vez más habitual.

Si sufres un atropello y tienes lesiones graves la aseguradora del responsable tiene que pagarte todos los perjuicios que hayas tenido, sin excepción.

Puedes tener derecho a indemnización incluso si cruzas por un lugar indebido.

Este tipo de accidentes son de los más controvertidos y muchas reclamaciones acaban en los Tribunales.

Si tú o alguien de tu entorno ha sufrido un atropello con lesiones graves, busca siempre la ayuda de un abogado especialista en atropellos desde el primer momento.

Tener a tu lado a un experto ajeno a las compañías puede ser la diferencia entre que te paguen lo que te corresponde o quedarte sin indemnización.

 

En un atropello con lesiones graves estás en desventaja frente a la aseguradora

En los años que llevamos tramitando reclamaciones por atropello, muchos son los peatones que no se explican cómo es posible, siendo las víctimas, tener problemas para reclamar una indemnización.

Esto es lo que suele pasar:

➡️ Primero, como peatón, no tienes seguro.

Esto significa que la compañía del responsable tiene que hacerse cargo de todos los gastos derivados del atropello, incluyendo tu asistencia médica y la rehabilitación.

La consecuencia es que intentarán minimizarlos para pagarte lo menos posible.

➡️ Segundo, las lesiones en un atropello suelen ser graves.

La víctima recibe el impacto directamente, sea por un coche, una moto o una bici.

Son muy habituales las fracturas (pelvis, tibia y peroné, fémur), lesiones medulares o cerebrales, y en los casos más extremos, el fallecimiento.

Cuando en un atropello hay lesiones graves la cuantía de las indemnizaciones se disparan, y las aseguradoras tienen que pagar a la víctima mucho dinero.

Como ya sabemos que las aseguradoras se mueven por cuentas de resultados, intentarán buscar la vía para pagarte lo menos posible, incluso discutiéndote la culpa en el accidente.

 

Consejos sobre cómo actuar en caso de atropello con lesiones graves: demostrar la culpa

Una de las controversias más habituales en estos accidentes es la discusión sobre quién es culpable del atropello.

Y uno de los mayores errores que cometen muchas víctimas es no consultar con un abogado especialista cuando la aseguradora les dice que son responsables y no tienen derecho a indemnización, por ejemplo, si cruzaban por lugar indebido.

¿Qué debes tener en cuenta?

NO des por buena una negativa de la aseguradora a indemnizarte. Incluso casos controvertidos pueden reclamarse con ayuda legal.

Un ejemplo clásico es el atropello fuera del paso de peatones. Muy habitual, y que puede defenderse valorando bien la dinámica del accidente, por ejemplo, si se demuestra que el conductor iba a más velocidad de la permitida.

Es muy probable que, tras un atropello con lesiones graves seas evacuado de inmediato por los servicios de emergencias.

Esto te deja a merced de lo que quiera manifestar el conductor, porque tú no habrás podido dar tu versión de los hechos en el momento a los agentes que acudan al lugar a levantar Atestado.

Nuestra recomendación es que, en el momento que te sea posible, acudas a declarar para dar tu versión de los hechos, porque el conductor puede haberte responsabilizado del accidente.

Y siempre que tu estado te lo permita, intenta recopilar datos de testigos presenciales del atropello.

Siempre que el atropello haya sido controvertido, la aseguradora buscará la forma de hacerte responsable para no tener que pagar una indemnización.

Esto ocurre con casos especialmente complejos, como son cruzar fuera de un paso de peatones, o las discusiones sobre si cruzabas con el semáforo en rojo o en verde para peatones.

Si no puedes demostrar cómo ha ocurrido el accidente, la aseguradora no te va a pagar indemnización alguna.

Sin embargo, esto NO significa que no puedas reclamar, porque hay muchos atropellos discutidos que pueden reclamarse con ayuda legal especializada.

 

Ejemplos más habituales de atropello con lesiones graves

Hay atropellos que no ofrecen duda a la hora de determinar quién tiene la culpa.

Pero también hay casos donde la responsabilidad puede ser solo tuya como peatón, o puede que ambas partes (peatón y conductor) tengáis una parte de responsabilidad:

Imagina que cruzas sin mirar por un carril bici y te atropella una bicicleta, ¿qué puedes hacer?

Si tú provocas el atropello, y es culpa exclusiva tuya por tu conducta negligente o dolosa de tal manera que el conductor no ha podido reaccionar o prever el accidente, no tendrás derecho a indemnización.

Ahora imagina que cruzas fuera de un paso de peatones, pero el conductor que te atropella circulaba con exceso de velocidad, ¿qué ocurre en este caso?

Puede haber en supuestos así una responsabilidad compartida, en cuyo caso puedes reclamar indemnización, aunque ésta se va a reducir en función del porcentaje de responsabilidad de cada parte.

El ejemplo de culpa clara más habitual que se produce es el atropello con lesiones graves mientras cruzas por un paso de peatones, o cuando ocurre en un lugar no habilitado para la circulación de vehículos.

En estos supuestos es probable que la aseguradora te reconozca su responsabilidad, pero la discusión se centrará en la adecuada valoración de tus daños, porque las compañías intentarán siempre pagarte lo menos posible.

Uno de los casos más controvertidos son los atropellos en pasos de peatones regulados por semáforos.

Es muy común que el conductor defienda que cruzabas con el semáforo en fase roja para ti, y tú defiendas lo contrario, además de las discusiones cuando el semáforo está en fase ámbar o parpadeando para cambiar de rojo a verde o al revés.

Son tantos los supuestos de atropellos con lesiones graves, que nuestra recomendación es que te asesores siempre y lo antes posible con un abogado especialista en atropellos, que pueda ayudarte a demostrar que no eres responsable y tienes derecho a que te indemnicen.

 

La indemnización por atropello con lesiones graves

Sabemos que, en un atropello con lesiones graves, y una vez que la culpa no ofrece dudas, tu siguiente problema va a ser demostrar la entidad de tus daños.

La indemnización por atropello es mayor cuanto más graves son las lesiones que has tenido.

Pero, por muy graves que hayan sido, a la hora de valorarlas conforme al Baremo de Tráfico, puede haber una diferencia de miles de euros entre la valoración económica que haga la aseguradora y la que de verdad te corresponde.

El principal problema que tienes aquí es que tú no conoces el Baremo de Tráfico, no sabes cómo aplicarlo, y por tanto tampoco puedes saber si la oferta que te hace la aseguradora es correcta o no.

En los atropellos con lesiones graves son muchos los conceptos a valorar, siempre te van a quedar secuelas, y es posible que te quede una incapacidad, o necesites, si los daños son muy graves, asistencia médica futura, o ayuda de terceras personas.

Todos estos conceptos están incluidos en el Baremo, pero si no los conoces, no vas a saber que puedes reclamarlos, y muchas veces las aseguradoras no los incluyen en sus ofertas de pago.

Por eso es muy importante que sea un abogado experto en atropellos quien te calcule la indemnización por atropello con lesiones graves, para no dejar ningún concepto sin reclamar.

 

Cómo se valoran los perjuicios en un atropello con lesiones graves

Lo básico que tienes que saber es que puedes reclamar daños materiales, daños personales o lesiones, y perjuicio patrimonial.

Los daños materiales en un atropello con lesiones graves se refieren a todos aquellos objetos que se hayan deteriorado o inutilizado en el accidente.

Por ejemplo, se te rompe el móvil, unas gafas de sol o de ver, o se te daña la ropa, una mochila que llevabas con un ordenador, o cualquier otro objeto que llevaras en el momento del atropello.

Para reclamarlo necesitarás fotos, presupuestos de reparación o facturas de arreglo.

Los daños personales se refieren a las lesiones que has tenido.

Para calcularlos hay que tener en cuenta el tiempo que has tardado en curar, desde el día del accidente hasta que recibes el alta médica.

Cuando tienes lesiones graves es muy probable que tengas que permanecer un tiempo en el hospital, o incluso en la UCI si los daños son muy severos.

También es habitual estar un tiempo de baja laboral, o incapacitado para hacer tu vida diaria.

Todo ello influye en la valoración económica de tus lesiones, y la aseguradora va a tender a valorarte los días de curación siempre a la baja.

La documentación médica es fundamental para acreditar qué cantidades te tienen que pagar dependiendo de si has necesitado ingreso en UCI, hospital, tiempo de incapacidad, o días de tratamiento rehabilitador, y la valoración económica es diferente en uno y otro caso.

Por eso es importante que tengas ayuda legal a la hora de cuantificar tu indemnización por los daños personales.

Además de los días, en un atropello con lesiones graves hay que reclamar la indemnización por las secuelas funcionales o estéticas que te hayan quedado después del alta médica.

Las compañías siempre valoran las secuelas a la baja o incluso algunas no las reconocen.

Teniendo en cuenta que las secuelas se valoran por número de secuelas y puntos asignados a cada una, cuantos más puntos de secuelas tengas más sube la indemnización.

No valorar bien las secuelas y la puntuación de cada una de ellas puede suponerte perder miles de euros en tu indemnización.

Cuando hay lesiones graves, el Baremo establece otros muchos conceptos a los que tienes derecho: desde una cantidad por las intervenciones quirúrgicas que hayas tenido, hasta la valoración y pago de una incapacidad derivada de tus secuelas (parcial, total o absoluta).

A ello hay que añadir para casos muy graves, que puedes necesitar ayuda de tercera persona, asistencia médica futura, adecuación de tu vivienda si, por ejemplo, tienes daños que te obligan a usar silla de ruedas de forma permanente, y otros muchos conceptos que hay que conocer para poder reclamar.

Por último, puedes reclamar el perjuicio patrimonial derivado de un atropello con lesiones graves, que incluye el lucro cesante y el daño emergente.

Reclamas como lucro cesante las pérdidas económicas o ganancias dejadas de obtener a consecuencia del accidente, que hay que acreditar muy bien porque las compañías rara vez te lo van a reconocer.

También reclamas el daño emergente, que son todos los gastos que has tenido a consecuencia del atropello: pruebas médicas, desplazamientos, rehabilitación, farmacia, y cualquier otro que esté acreditado.

En resumen, la reclamación de la indemnización en un atropello con lesiones graves es compleja y vas a necesitar ayuda legal tanto para demostrar la culpa del contrario como para valorar y cuantificar la cantidad que tiene que pagarte la aseguradora.

¿Has sido víctima de un atropello con lesiones graves? ¿La aseguradora no te paga porque dice que la culpa es tuya? ¿Hay dudas sobre cómo ha ocurrido el accidente?

 

En Valenzuela y Resel Abogados conocemos muy bien cómo reclamar con garantías, aunque la compañía no quiera indemnizarte, y podemos ayudarte.

Te invitamos a contactar con nosotros y contarnos tu historia en una consulta gratuita y sin compromiso. Tus abogados de accidentes de tráfico en Madrid.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Inicio Blog