Accidente de tráfico por alcohol: cómo actuar si eres víctima y qué hacer si eres conductor responsable

accidente tráfico por alcohol
15 de diciembre de 2023

Los accidentes de tráfico por alcohol se convierten en estas fechas navideñas en desgraciados protagonistas de la circulación.

No hace falta insistir en el peligro de beber y conducir, todos lo sabemos.

Entonces… ¿por qué siguen produciéndose accidentes de tráfico por alcohol?

En España el hábito de celebrar con alcohol las fiestas navideñas, cenas, comidas de empresa y reuniones de familia y amigos está más que extendido.

Estas costumbres conllevan un mayor riesgo en la circulación, porque sigue habiendo quienes creen que “no pasa nada” por coger el coche o la moto después de haber bebido.

El problema mayor no es la sanción por beber, sino el ilícito penal y el gravísimo daño que puedes provocar circulando con alcohol no sólo a tu persona, sino también a los demás usuarios de la vía.

Como abogados de alcoholemia lo primero que recomendamos es la prudencia: si evitas la tentación, evitas el peligro.

Si te ves involucrado en un accidente de tráfico por alcohol como víctima o culpable tienes que moverte muy deprisa por los plazos, y en Valenzuela & Resel abogados podemos ayudarte.

Accidente de tráfico por alcohol: la tasa de alcohol es el punto de partida

Muchas personas siguen teniendo mucha confusión al hablar de términos como tasa de alcohol, multa administrativa o delito por conducir habiendo bebido.

También es muy habitual no pensar en ningún momento en la posibilidad de provocar un accidente de tráfico por circular bajo los efectos del alcohol.

En estos días de Navidad las fiestas y reuniones familiares se multiplican, el consumo de alcohol se dispara y los siniestros también.

Creer que coger el coche y que “te pillen” en un control que sólo va a suponer una multa es un error.

Pensar que tienes el control pese a beber, que es un trayecto corto o que “solo han sido tres vinos” también.

Optar por la ducha, un café o el “chicle para disimular el olor a alcohol” tampoco es una buena decisión.

Estos son todos los escenarios que te puedes encontrar:

➡️  Te paran los agentes y has dado positivo en un control de alcoholemia: multa y a casa o delito y juicio rápido por alcoholemia, según la tasa que hayas dado.

➡️  Circulas habiendo bebido y provocas un accidente de tráfico con daños personales y materiales: hay delito y te enfrentas a un proceso penal.

➡️  Circulas habiendo bebido y eres víctima no culpable de un accidente de tráfico: no tienes culpa, pero circular con alcohol tiene consecuencias y la compañía contraria puede darte muchos problemas.

➡️  Eres ocupante de un vehículo cuyo conductor ha bebido o víctima de un siniestro donde es el contrario responsable quien conducía con alcohol: puedes reclamar indemnización con alguna excepción que veremos.

En todos estos escenarios hay un elemento común: la tasa de alcoholemia, el punto clave para reclamar en cualquier accidente de tráfico con alcohol.

OJO que beber no afecta a todos de la misma manera: la edad, el sexo, haber comido mientras bebías, tu peso… son factores que influyen en el resultado de consumir alcohol.

 

Accidente de tráfico con alcohol cuando hay una sanción administrativa

La sanción administrativa es, dentro de las infracciones por circular habiendo bebido, lo menos malo que puede pasarte.

Pero OJO porque no es igual que te impongan la sanción en un control de alcoholemia rutinario a que des positivo (aunque sea una tasa baja) después de provocar un accidente de tráfico por alcohol.

¿Cuándo superas los límites?

✔ Si eres un conductor profesional (por ejemplo, un camionero), o un novel, tu límite es de 0,15 mg/l en aire espirado o de 0,3 g/l en sangre.

✔ En el resto de los casos el límite es de 0,25 mg/l en aire espirado o de 0,5 g/l en sangre.

Por tanto, si superas esos límites cometes una infracción que te va a costar una multa de 500 euros y cuatro puntos de tu carnet.

Si tu tasa de alcohol es mayor la multa aumenta: por encima de 0,50 mg/l la sanción te supone 1000 euros y seis puntos de tu carnet.

Ahora imagina que circulas con una tasa baja de alcohol y no superas los límites permitidos, pero provocas un accidente de tráfico con lesiones y daños a terceros.

¿Qué va a ocurrir?

Muchos conductores piensan erróneamente que mientras no lleguen a la tasa máxima permitida no han cometido delito alguno.

La realidad es bien distinta: no es necesario haber superado la tasa máxima permitida para que te imputen un Delito contra la Seguridad del Tráfico.

Basta con que el alcohol haya influido en tu conducción para que, según el resultado de tu conducta puedas enfrentarte a un delito penal, por ejemplo, si has provocado un accidente con víctimas o has cometido una infracción grave de tráfico.

No es igual, por tanto, que con una tasa baja de alcohol te despistes y colisiones por detrás a un vehículo parado en un semáforo, que si provocas un atropello con lesiones graves.

 

Accidente de tráfico por alcohol cuando superas la tasa permitida: el Delito contra la Seguridad del Tráfico

Hablamos de la alcoholemia como Delito contra la Seguridad del Tráfico cuando superas los 0.60 mg/l en aire espirado o 1,20 g/l en sangre, según el artículo 379.2 del Código Penal .

Las consecuencias penales son mucho más graves:

➯ Te enfrentas a una pena de cárcel (entre tres y seis meses), multa de 6 a 12 meses, trabajos en beneficio de la comunidad entre 30 y 90 días, y no podrás conducir en un tiempo de entre uno y cuatro años.

➯ Si te condenan te quedan antecedentes penales, y la cosa se complica si eres reincidente.

¿Qué ocurre si, además de superar la tasa permitida, provocas un accidente de tráfico con lesiones y daños a terceros?

Este es el peor escenario que puede ocurrir, sobre todo si causas lesiones graves o muy graves o incluso el fallecimiento de la víctima.

En estos casos te enfrentas a una casi segura condena penal, que será mayor o menor en función del resultado del accidente y la tasa de alcohol que has arrojado.

Eso sin contar con la responsabilidad civil, es decir, el pago con cargo a tu bolsillo de las indemnizaciones a las víctimas del siniestro o a sus beneficiarios.

 

Accidente de tráfico por alcohol: distintos escenarios como víctima y como responsable

En un accidente de tráfico por alcohol puedes ser el conductor culpable que circula bebido, pero también víctima no culpable y ser el contrario quien ha consumido alcohol.

También puedes haber bebido y no tener culpa alguna del siniestro, o puedes ser ocupante de un vehículo cuyo conductor ha consumido bebidas alcohólicas, o haberlo hecho el contrario.

Cada caso es diferente, pero siempre es muy importante que en cualquier accidente con alcoholemia te asesores con abogado especialista que te ayude, seas víctima o culpable.

 

He bebido y soy conductor responsable de un accidente de tráfico por alcohol

Aquí pueden pasar dos cosas:

➡️ Eres culpable del accidente y no superas la tasa de alcohol permitida (por debajo de 0,60).

➡️ Eres el responsable y superas la tasa de alcohol permitida (por encima de 0,60).

¿Qué más hay que tener en cuenta en estos casos?

➯ La mayor o menor gravedad de los daños causados en el accidente (materiales, personales o ambos).

➯ Si has cometido algún delito adicional (por ejemplo, conducción temeraria si circulas superando los límites de velocidad).

➯ Si eres reincidente, o si tienes antecedentes penales.

¿Cómo es el procedimiento penal?

Cuando circulas con alcohol y además provocas lesiones y daños a terceros, te enfrentas a un procedimiento penal que comienza con la fase de Diligencias Previas y continúa con el juicio penal.

Estos casos son especialmente graves por varios motivos:

➡️  Primero, te van a imponer una condena que depende de los daños provocados y la tasa de alcohol que has dado, que te puede llevar a la cárcel.

➡️  Segundo, tienes que pagar todas las indemnizaciones a las víctimas.

Tu aseguradora en estos casos se queda al margen, porque en todas las pólizas aparece la denominada “cláusula de exención de responsabilidad” que opera si conduces habiendo bebido.

En consecuencia, tu aseguradora puede pagar las indemnizaciones por responsabilidad civil a las víctimas, pero luego te va a reclamar esas cantidades ejerciendo el llamado “derecho de repetición”.

Imagina qué puede ocurrir si tienes que pagar una indemnización por lesiones graves: en estos casos podrías llegar a perder todo tu patrimonio.

 

He bebido y soy la víctima de un accidente de tráfico por culpa de un tercero

En este otro caso tú conduces habiendo bebido, y sufres un accidente de tráfico donde la responsabilidad es de un tercero.

no tienes la culpa, lo que significa que puedes reclamar la indemnización por las lesiones y daños sufridos en el siniestro.

Ahora bien… si os hacen la prueba de alcohol después del accidente y das positivo, te enfrentas a un doble problema:

➯ Por una parte, una posible sanción por circular con alcohol o incluso un posible delito de alcoholemia si superas la tasa permitida.

➯ Por otro lado, la aseguradora del vehículo responsable, que tiene que indemnizarte, te va a poner todo tipo de problemas para pagar sabiendo que circulabas habiendo bebido.

¿Esto significa que no tienes derecho a la indemnización?

NO, porque una cosa es tu positivo y otra que seas víctima de un accidente donde hay un claro culpable que no eres tú.

La complejidad de estos casos está en demostrar que el alcohol no tuvo nada que ver en el desarrollo y consecuencias del accidente, y esto no siempre es fácil.

Es muy importante que te ayude un abogado experto en alcoholemias para valorar tu situación, cómo reclamar tus lesiones y daños, y cómo enfrentarte, si fuera el caso, a una posible condena penal por alcoholemia.

Soy ocupante de un vehículo involucrado en un accidente de tráfico por alcohol

Los pasajeros de un medio de transporte nunca participan en la conducción, son figuras pasivas.

Esto les da el derecho a reclamar casi siempre una indemnización por los daños sufridos en el accidente.

No obstante, hay una excepción que tiene que ver, precisamente, con las alcoholemias: si tú sabes que el conductor ha consumido alcohol y pese a ello decides viajar en ese vehículo.

Por ejemplo, sois varios colegas, todos habéis bebido superando con creces la tasa máxima, y vais juntos en un vehículo conducido por uno de vosotros.

Si tenéis un accidente donde vuestro conductor es culpable, os hacen la prueba de alcoholemia y todos dais positivo, es bastante fácil que la Policía concluya que los ocupantes sabíais que el conductor iba bebido.

Y lo más probable es que no podáis reclamar en estos casos una indemnización.

Quitando esta excepción, te pueden pasar dos cosas:

➡️ Que seas ocupante de un vehículo cuyo conductor, que provoca un accidente, da positivo en alcoholemia y tú no sabías que circulaba bebido.

➡️ Que seas ocupante de un vehículo no culpable involucrado en un siniestro donde el conductor contrario responsable del siniestro da positivo en alcohol.

En uno y otro caso puedes reclamar la indemnización por lesiones y daños que te corresponda.

Si hay delito por la alcoholemia tendrás que personarte en el procedimiento penal con un abogado especialista en accidentes de tráfico.

En resumen:

➡️ En un accidente por alcohol pueden darse distintos escenarios, tanto si eres víctima como si eres culpable.

➡️ Las consecuencias legales de conducir habiendo bebido dependen de la tasa de alcohol que hayas dado, y de los daños materiales o personales que hayas provocado.

➡️ Un accidente de tráfico por alcohol con daños graves o víctimas fallecidas puede llevarte a la cárcel, además de tener que pagar indemnizaciones muy elevadas a los perjudicados.

➡️ Si no tienes la culpa del accidente podrás reclamar la indemnización que corresponda, con las excepciones que hemos visto.

➡️ Tanto si eres víctima perjudicada como si eres quien conducía habiendo bebido, es fundamental que actúes rápido y te asesores legalmente lo antes posible.

Nuestros abogados de alcoholemias en Madrid pueden ayudarte sea como sea el accidente que has tenido defendiendo tus intereses en cualquier accidente con alcohol.

 

Te animamos a contactar con nosotros en una consulta gratuita y sin compromiso donde respondemos a todas tus dudas y preguntas.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Inicio Blog

Me han atropellado yendo en bici: ¿cómo reclamo mis daños?

Si te han atropellado yendo en bici es muy probable que tengas dudas sobre si puedes o no reclamar una indemnización por tus daños. Los ciclistas continúan siendo de los colectivos más perjudicados en los accidentes de tráfico, y están especialmente desprotegidos...

Cómo calcular una indemnización por accidente de tráfico

Si te estás preguntando cómo calcular una indemnización por accidente de tráfico lo más probable es que hayas sufrido algún percance de circulación con lesiones y daños. No vamos a engañarte:  el cálculo no consiste en sumar dos y dos ni tampoco en hacer una operación...